jueves, 19 de febrero de 2009

MILAGROS ATRIBUIDOS

Las historias de sus milagros son muchas y sorprendentes, éstas fueron recogidas como testimonios jurados en los Procesos diocesano (1660-1664) y apostólico (1679-1686), abiertos para promover su beatificación. Buena parte de estos testimonios proceden de los mismos religiosos dominicos que convivieron con él, pero también los hay de otras muchas personas, pues Martín de Porres trató con gentes de todas las clases.
Se le atribuye el don de la bilocación. Sin salir de Lima, fue visto en México, en África, en China y en Japón, animando a los misioneros que se encontraban en dificultad o curando enfermos. Mientras permanecía encerrado en su celda, lo vieron llegar junto a la cama de ciertos moribundos a consolarlos o curarlos. Muchos lo vieron entrar y salir de recintos estando las puertas cerradas. En ocasiones salía del convento a atender a un enfermo grave, y volvía luego a entrar sin tener llave de la puerta y sin que nadie le abriera. Preguntado cómo lo hacía, siempre respondía: "Yo tengo mis modos de entrar y salir".
Se le reputó control sobre la naturaleza, las plantas germinaban antes de tiempo y toda clase de animales atendían a sus mandatos. Uno de los episodios más conocidos de su vida es que hacía comer del mismo plato a un perro, un ratón y un gato en completa armonía.
Se le atribuyó también el don de la sanación, de los cuales quedan muchos testimonios, siendo las más sorprendentes la curación de enfermos desahuciados. "Yo te curo, Dios te sana" era la frase que siempre solía decir para evitar muestras de veneración a su persona. Según los testimonios de la época, a veces se trataba de curaciones instantáneas, en otras bastaba tan sólo su presencia para que el enfermo desahuciado iniciara un sorprendente y firme proceso de recuperación. Normalmente los remedios por él dispuestos eran los indicados para el caso, pero en otras ocasiones, cuando no disponía de ellos, acudía a medios inverosímiles con iguales resultados. Con unas vendas y vino tibio sanó a un niño que se había partido las dos piernas, o aplicando un trozo de suela al brazo de un donado zapatero lo curó de una grave infección.
Muchos testimonios afirmaron que cuando oraba con mucha devoción, levitaba y no veía ni escuchaba a la gente. A veces el mismo Virrey que iba a consultarle (aún siendo Martín de pocos estudios) tenía que aguardar un buen rato en la puerta de su habitación, esperando a que terminara su éxtasis.
Otra de las facultades atribuidas fue la videncia. Solía presentarse ante los pobres y enfermos llevándoles determinadas viandas, medicinas u objetos que no habían solicitado pero que eran deseadas o necesitadas por ellos. Se contó además entre otros hechos, que Juana, su hermana, habiendo sustraído una suma de dinero a su esposo se encontró con Martín, el cual inmediatamente le llamó la atención por lo que había hecho. También se le atribuyó facultades para predecir la vida propia y ajena, incluido el momento de la muerte.
De los relatos que se guardan de sus milagros, parece deducirse que Martín de Porres no les daba mayor importancia. A veces, incluso, al imponer silencio acerca de ellos, solía hacerlo con joviales bromas, llenas de donaire y humildad. En la vida de Martín de Porres los milagros parecían obras naturales.

4 comentarios:

medioambiente dijo...

me gusta tu pagina.Soloablas de san martin no.yo tambien tengo mi blogger visitalo es:
https://www.cuidenla-tierra.blogspot.com

Anónimo dijo...

Soy devoto de San Martin de Porres, visite Santo Domingo, senti su presencia, ore por mi familia y por las cosas dificiles que tenia y algo hizo que vuelva la paz y tranquila, oro todos los dias, converso en la iglesia con el hermano San Martin, salgo reconfortado, es increible pero siento que me ayuda, me proteje a mi y mi familia, tengo una fé unica y eso data de varios años.

Dentritae dijo...

Te dejo un testimonio desde Argentina.En 2008 mi madre empezó a orinar muy oscuro, al punto que parecía que la orina se mezclaba con sangre pues salía marrón rojiza.(disculpa que entre en detalles)Ella años atrás tuvo un cólico renal y con hierbas despidió un cálculo.Pensó que serían otra vez los riñones, repitió la toma de agua de decocción de hierbas,pero no mejoraba.Se hizo estudios médicos y le diagnosticaron un quiste,y la querían operar de eso.Ella le rezó a San Martín de Porres" y despidó el cálculo al orinar.Y nunca más tuvo dolores.

Anónimo dijo...

kñjñ.